viernes, 31 de mayo de 2019

Can Patos

Entrada al hipogeo de Can Patos
Nos encontramos ante la típica cueva funeraria pretalayótica alargada aunque algo más ancha, de 9 metros de longitud y 3,5 metros de ancho alcanzando el techo casi los 2 metros. La cabecera de la cámara es semicircular, de tendencia absidal y cabe destacar la existencia de dos hornacinas a la derecha de la entrada.
Esquema del hipogeo según L. Plantalamor, A. Murillo y T. Salva
No hay bancos laterales donde era habitual colocar los cadáveres, probablemente porque en épocas posteriores la cueva fue agrandada para darle uso de almacén o aljibe.

En esta vista desde el interior se puede apreciar el corredor descendente para acceder a la cueva
Hay que destacar que la entrada que se hace a través de un corredor descendente de unos 2 metros de longitud con escalones tallados en la roca y que comienza a partir de una boca de acceso ligeramente oval. Este corredor conserva varias de las lajas que se ponían atravesadas para cubrirlo. 

En esta vista desde la entrada se aprecia la no existencia de los escaños laterales característicos de estas cuevas pretalayóticas, probablemente arrasados en un momento posterior.


La visita a Can Patos ha sido posible gracias a ARCA (Associació per a la Revitalització dels Centres Antics) y a la ayuda prestada para la interpretación de la finca del Filicomis y los restos arqueológicos por Vicenç Sastre y Xavier Terrasa. Desde aquí mi más sincero agradecimiento.

0 comentarios:

Publicar un comentario