domingo, 3 de febrero de 2019

Son Serralta

El talayot circular ubicado en la parte occidental del poblado de Son Serralta
Aunque los restos que nos quedan de este poblado son bastante escasos y están mal conservados, son uno de los mejores ejemplos de poblado talayótico de montaña. Aparte de las excavaciones que se llevaron a cabo en dos de sus talayots a finales de los años 50, este conjunto puede ser analizado en el marco de su patrón espacial: un pequeño núcleo de población encaramado en lo alto de una colina, dominando los valles de los alrededores y, al otro lado de uno de esos valles, un talayot aislado, en un punto más alto, posiblemente como atalaya de vigilancia. Este patrón se repite en dos poblados vecinos dentro del mismo término municipal de Puigpunyent: Son Puig y Son Burguet.

Croquis del talayot A según Rossello/Camps
Las ruinas de este poblado están distribuidas por la cumbre de una colina urbanizada que le da su nombre. En el núcleo del poblado había dos talayots, en los extremos occidental y oriental de la misma. Mirando hacia el sur, al otro lado de un valle, está el talayot aislado, un ejemplar hermoso, pero dificilísimo de encontrar. Las excavaciones, a cargo de G. Rosselló y J. Camps, se llevaron a cabo en el talayot aislado y en el talayot occidental del poblado. El talayot aislado reveló una construcción y abandono durante las fases iniciales de la cultura talyótica; el talayot occidental del poblado produjo cerámica muy posterior, incluida cerámica romana, lo que nos muestra una larguísima perduración del poblado.

En esta vista en picado podemos apreciar el perímetro y el corredor de entrada al talayot
Lo que queda del talayot occidental se encuentra metido en medio de la urbanización. Nos encontramos con diversos restos del poblado, y luego una pared seca nos corta el paso. Se trata de la pared que separaba los antiguos predios de Son Serralta y Son Cotoner. Al otro lado de la pared hay abundantes restos difíciles de identificar, y el talayot oriental que conserva todo su perímetro y su corredor de entrada. El diámetro de la construcción es de 9,3 metros, y se vislumbra la ubicación de una posible puerta, orientada al Sur. Tuvo columna central, que fue retirada en el momento de la excavación. También aparecieron los restos de un hogar. Desgraciadamente, la mayor parte de las piedras de este poblado fueron utilizadas para la mencionada pared de separación de los predios.

La mayor parte de las piedras del poblado se usaron para delimitar los predios de Son Serralta y Son Cotoner