sábado, 15 de diciembre de 2018

Capocorb d'en Jaquetó

Talayot redondo fuera de la zona visitable de Capocorb Vell
Este conjunto formado por un talayot redondo, un posible talayot cuadrado muy destruido y un túmulo pertenecía al recinto ceremonial de Capocorb Vell, pero como se ha quedado en un terreno adyacente, no está incluido en la zona visitable del poblado.

Estructura cuadrangular. Posiblemente un talayot cuadrado
Las tres edificaciones están más o menos alineados, y su prolongación lo está con los de la parte principal del conjunto principal. Así, tenemos un centro ceremonial que, empezando por el extremo Suroeste del poblado, tiene un talayot circular, dos cuadrados, otro circular, un túmulo, otro talayot cuadrado y otro circular, todos ellos siguiendo una línea más o menos recta y de casi medio km de larga. Además, está el talayot circular que hay al lado de la actual entrada. Esto concuerda con la teoría de que, en sus inicios, lo que es ahora el poblado de Capocorb Vell fue en realidad un centro ceremonial.

Túmulo sin excavar
Las características del talayot circular son prácticamente idénticas a las de los tres talayots circulares de la parte principal del poblado. Al igual que los otros, perdió las lajas de cobertura de su techo cuando se construyó la carretera cercana, a principios del siglo XX. Sin embargo, no se le conoce portal de entrada, por lo que debe estar enterrado bajo las abundantes piedras que lo rodean. En la parte superior del talayot se pueden distinguir un poco las paredes interiores, así como un tambor de la columna central. 

domingo, 9 de diciembre de 2018

Capocorb Vell. Guía interpretativa.

Columna central del talayot cuadrado primero, planta superior
Capocorb Vell es probablemente el yacimiento arqueológico de Mallorca más popular debido a su explotación turística y al haber sido excavado de forma intensiva desde hace ya muchos años.
Ampliamente conocido y divulgado y sin embargo totalmente atípico dentro de la disposición de los poblados talayóticos, difícil de explicar aún al día de hoy.
El visitante contempla sólo una parte del conjunto de monumentos que se extiende por  en los alrededores del núcleo arqueológico principal. Más al norte, por el Camí des Palmer, un bosque oculta una concentración de edificaciones talayóticas conocidas como Capocorb d´en Jaquetó. Y desde la carretera pueden contemplarse también tres monumentos más, fuera del recinto que se visita.

Talayot circular a la entrada del yacimiento
Se apunta la hipótesis de que el poblado se encontrase en realidad en el emplazamiento de la actual possessió, donde se divisan algunos restos. Lo que hoy en día podemos contemplar debía de ser un gran centro religioso o ritual, modificado a lo largo del tiempo. El conjunto carece de las típicas murallas ciclópeas, tiene en su interior dos talayots cuadrados cuando estos suelen encontrarse fuera de los poblados y su disposición no recuerda a ninguno de los otros núcleos talayóticos como podrían ser el de Son Fornés en Montuiri o el de Ses Paisses en Arta.
Las construcciones que se conservan en los terrenos de Capocorb Vell representan sólo una parte de las que existían en la antigüedad. Desde tiempos inmemoriales, los sillares talñayóticos fueron utilizados para construir las numerosas parets seques de la zona, las possessions e incluso la actual carretera. La extensión de la zona visitable alcanza casi los siete mil metros cuadrados.

Primer talayot cuadrado
Guía interpretativa

En su momento ya subí un reportaje fotográfico y una reseña en este mismo blog. Ahora queda completado con más fotografías pero sobre todo con un vídeo que puede ser seguido con el texto adjunto y un croquis detallado. Entre paréntesis hallaréis el momento exacto dentro de la filmación y la referencia en el croquis donde se pueden encontrar cada una de las edificaciones.

1. Talayot circular primero  2. Talayot circular segundo  3. Talayot cuadrado primero  4. Muralla con habitaciones adosadas  5. Talayot cuadrado segundo  6. Talayot circular tercero  7. Recinto de planta cuadrangular  8. Muralla
Al entrar  en el recinto, vemos en primer lugar un primer talayot de planta circular (0:03). Se conserva en buen estado, con portal y restos de paredes adosadas. Hacia la izquierda y después de recorrer unos cincuenta metros se contempla un segundo talayot circular (1:10), con la particularidad de que se conserva parte de las losas de cubierta del primer piso.
Llegamos así a la parte mas espectacular, formada por dos talayots cuadrados con una serie de construcciones adosadas. El primer talayot cuadrado (1:21) tiene dos plantas, comunicadas entre si a través de un angosto corredor helicoidal (1:51) que fue utilizado como lugar de enterramiento en época posterior. El portal sigue la orientación común a la mayoría de talayots de planta cuadrada: 145º sureste. En lo alto de la torre se levanta una columna central (2:12) y desde allí contemplamos una amplia panorámica de todo el conjunto con el horizonte de la Marina de Llucmajor al fondo.

Cámara en forma de "U" del segundo talayot cuadrado
Desde este talayot comienza una muralla (2:20) que lo une al segundo talayot y a partir de la cual se desarrolla el conjunto de habitaciones adosadas estas viviendas, de planta cuadrangular, fueron construidas con posterioridad a los talayots, alrededor del siglo VI a.C. Algunas poseen una especie de antecámara, y estaban cubiertas con ramas y una capa de barro. Responden a la concepción laberíntica y abigarrada de los asentamientos talayóticos.

En primer término detalle de la muralla, detrás el segundo talayot cuadrado. Al fondo a la izquierda el tercer talayot redondo

El segundo talayot cuadrado (3:30) posee una cámara en forma de U (3:54), ya que su interior fue dividido en dos espacios. La puerta está cegada a la altura del suelo. Unos metros más hacia el este, se encuentra un tercer talayot circular (4:43) con restos de paredes adosadas.
Alejado unos metros de este conjunto, divisamos un recinto de planta rectangular (6:50) que fue ocupado durante más de quince siglos. La construcción de este edificio puede datarse entre los siglos V-IV a.C.
La difícil interpretación de Capocorb Vell obedece así a una mayor acumulación de varias etapas de ocupación respecto de otros poblados talayóticos. En un primer momento pudo tratarse de un centro religioso o ceremonial, formado por talayots y recintos aislados. Posteriormente, debió de construirse el conjunto de habitaciones, por lo que se transformó en un lugar de población.