viernes, 23 de noviembre de 2018

Ses Sínies

Naviforme Ses Sínies. El yacimiento exige una limpieza de la vegetación y una excavación para determinar exactamente su estructura.
El yacimiento de Ses Sínies esta ubicaco en el valle del Galatzó, en la parte más interior, a 275 metros de altura en dirección norte y a unos 20 metros del curso del torrente y con poca visibilidad. En el poblado puede verse un naviforme de grandes dimensiones de 17 m de longitud por 7.5 m de ancho,  parece que su función sería la de delimitar la zona del poblado y toda una serie de estructuras arquitectónicas cuya interpretación exigiría la excavación arqueológica del yacimiento. También se observa alrededor de ellas una especie de cercado y rampa de acceso.

Entrada al interior del naviforme
Debido a la vegetación, en la actualidad no puede calcularse el número de estructuras arquitectónicas existentes. Sin embargo, por los restos observados, se trataría de un poblado de grandes dimensiones cuya funcionalidad sería la de hábitat. Se han catalogado dos unidades arquitectónicas pertenecientes al conjunto: Un navetiforme y un muro de delimitación. En toda la vertiente de la montaña, alrededor de ambas unidades, se localizan estructuras murarias cubiertas por la vegetación.

El entorno paisajístico del yacimiento es incomparable

domingo, 18 de noviembre de 2018

Son Jordí. Can Ballester. Mestre Ramón


Cima del túmulo
En la parte más alta del yacimiento podremos tener una magnífica vista del paisaje que lo rodea y de los magníficos restos que forman el conjunto.

Nos encontramos ante un túmulo escalonado con muralla defensiva. El yacimiento arqueológico está situado en un enclave estratégico. A poco más de 800 metros del puerto natural, en un punto elevado que le permitiría tener un control absoluto de la zona. Hecho necesario, tanto para comunicarse con otros núcleos habitados, como para avistar posibles visitantes, que vinieran del mar. También está muy cerca de un torrente y de una llanura fértil.

Vista general del túmulo
Mestre Ramon está catalogado dentro de la categoría de yacimiento tumular o de plataforma escalonada. Estas construcciones se erigieron a finales del Periodo naviforme y a principios del Periodo talayótico. Es decir, entre los años 1.100 y 900 a.C. Por lo tanto estamos ante una estructura que se construyó en un momento importante de cambios, que se dieron en el periodo de transición entre la Edad del Bronce y la Edad del Hierro.



Cómo también sucede con la mayoría de los yacimientos isleños la ocupación del lugar perduró a lo largo de los siglos, llegando a la conquista romana de la isla.

En la cumbre del yacimicento que se situa en el centro del poblado, podremos ver los restos de una plataforma escalonada, con dos paramentos de forma más o menos cuadrangular. La parte más alta se caracteriza por ser totalmente plana, donde podemos encontrar restos de un posible enlosado.

Detalle de la muralla ciclópea. Detrás se puede observar la parte alta del túmulo
Las partes más bajas del yacimiento destacan por contar con una gran muralla ciclópea característica del Periodo balear. Esta estructura defensiva bordea buena parte del yacimiento, desde su vertiente suroeste hasta la nordeste. La zona norte se perdió debido a trabajos de extracción de piedras a lo largo del siglo XX. El acceso a esta muralla lo encontramos orientado al este. Se trata de una puerta estrechada donde hay una espacie de escondrijo, donde se podría haber situado el vigía del poblado.

En Época romana posiblemente serían los mismos pobladores de Mestre Ramon los que controlarían toda el área hasta la costa.

Detalle de la cima del túmulo

domingo, 11 de noviembre de 2018

S'Argolla

El turriforme aprovecha la orografía del terreno para configurar un punto estratégico único
Se trata de una estructura escalonada de planta irregular y alzado escalonado de época talatótica ubicada sobre una colina de difícil acceso con diversas hileras de muros concéntricos de grandes piedras de tipo ciclópeo que se adaptan al terreno.
La vertiente norte de la colina está cortada por un acantilado de unos 40 metros de altura. En la parte superior es donde se observan más claramente los diferentes ámbitos, muros escalonados y posibles rampas de acceso

Levemente, se pueden apreciar los círculos concéntricos del turriforme
Su funcionalidad sería la de control del territorio. El yacimiento está ubicado sobre una colina, lo que le confiere un gran dominio visual sobre el territorio circundante. Al ubicarse en un lugar estratégico seguirá utilizándose durante la época romana y medieval.

La vertiente norte goza de unas vistas espectaculares

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Son Cabrer

En Primer término el Santuario. Al fondo se puede ver la hoy abandonada posesión de Son Cabrer a pesar de ser un bien patrimonial catalogado
Al lado de las instalaciones hospitalarias de Son Espases pero perteneciendo la antigua posesión de Son Cabrer  nos encontramos con este posible santuario de época Postalayótica. 
Hay evidencias de que al parecer en la zona existió un poblado talayótico. Serían precisas investigaciones arqueológicas pero la cuestión es difícil: la titularidad privada de los terrenos circundantes en los que se han vertido escombros durante mucho tiempo y la existencia misma del hospital dificultan la exploración e investigación que tienen una gran potencial arqueológico.
También sería preciso una adecuada limpieza periódica del terreno donde se haya ubicado el santuario y una correcta señalización para una mejor conservación para que no caiga en el olvido.