sábado, 26 de mayo de 2018

S´Heretat. Es Claper del Gegants


En primer plano podemos ver la sala hispóstila con grandes piedras ciclopeas encima. Detrás esta el talayot Es Clepar des Gegants
El poblado talayótico de S´Heretat es un recinto amurallado de unos 4.800m² que cuenta con un talayot central denominado “Claper del Gegants”. Dicho talayot tiene un corredor central que lo atraviesa y varias habitaciones adosadas al exterior de forma radial. El poblado conserva otros edificios y cisternas muy interesantes. El periodo de asentamiento abarca desde la época talayótica hasta la romana, como  en muchos otros enclaves de la isla.

Es Clepar del Gegants
En este caso particular parece ser que el talayot y la muralla se construyeron en la misma fase ya que el talayot está muy bien situado dentro del poblado. Sin embargo, el resto del yacimiento se construyó en diferentes fases.



A 30 metros al sur de los portales del poblado, se encuentran localizados tres cisternas artificiales excavadas en el subsuelo con la finalidad de almacenar el agua de la lluvia y posteriormente eran tapados con una losa de piedra para evitar la evaporación durante el verano. Estos depósitos fueron realizados al darse cuenta que había zonas de roca arenisca, que eran impermeables.

Lienzo de la muralla que envolvía el poblado
Al suroeste del talayot, podemos ver uno de los tramos de la muralla, construido con sillares más o menos regulares dispuestos horizontalmente en hiladas. Al norte de este tramo de la muralla, atravesando el único lugar donde está totalmente destruida, accedemos al talayot por una especie de "plaza" con paredes que le dan la forma de estrella. Tanto estas paredes como la construcción que hay al norte del talayot, son más modernas. En el interior del talayot podemos ver el portal de acceso, aunque el corredor, que lleva a una de las habitaciones adosadas al sureste, está cegado por los derrumbes.

Vista general del talayot Es Clepar des Gegants
Siguiendo la visita por el exterior de la muralla al noroeste del poblado podemos ver que la muralla está construida, en este tramo, con otra de las técnicas habituales talayóticas, a base de ortostatos (lajas dispuestos verticalmente) irregulares. Más adelante, el tramo norte de la muralla está bastante destruido; sólo queda la base. En el extremo este y sureste, hay abundantes restos de habitaciones pero apenas se puede distinguir un desorden de muros.

Vista interior del talayot donde podemos observar la entrada del pasadizo que daba a otra habitación
En el lienzo sur de la muralla, relativamente cerca del talayot, podemos ver los restos del único portal del poblado que se conoce. El portal no conserva gran monumentalidad, y sólo se puede distinguir desde el interior de la muralla. Entre este portal y el talayot hay otras paredes, una de las cuales, por el tamaño de sus piedras, pudo pertenecer a algún monumento importante. Cerca de este lugar había una sala hipóstila con una columna política de tipo mediterráneo (las piedras mayores arriba).

0 comentarios:

Publicar un comentario