domingo, 18 de marzo de 2018

Son Ferrer. Poblado navetiforme


Aún sin excavar se puede apreciar la continuidad de un muro

Situado en un pinar en una zona llana, el yacimiento está compuesto por diferentes estructuras muy deterioradas y poco visibles, cubiertas por tierra y piedras. El yacimiento posee escasa visibilidad muy alterada por la construcción urbana.
La estructura más completa parece tratarse del muro derecho y parte del ábside de un naviforme. Este muro ciclópeo tiene una longitud de 10 m y un grosor de 1.4 m, mientras que del ábside sólo se observa el paramento interno. 
En el lado opuesto del recinto se aprecian otras estructuras de las que no se puede precisar su tipología al conservarse unicamente muros aislados. 
Este asentamiento debe relacionarse con los hipogeos de enterramiento de la cueva del Turriforme escalonado de Son Ferrer y la Cueva de Can Vairet situadas a poca distancia. 

A duras penas se puede apreciar la estructura de un navetiforme
Este yacimiento nunca ha sido excavado aunque en los últimos tiempos si que ha ido limpiando y retirado escombros del terreno al estar enclavado en un terreno de titularidad pública. Al igual que un iceberg, las estructuras que podemos ver son sólo una pequeña parte que no esta enterrada. Sería interesante su excavación para ponerla en interés, valor y relación con los yacimientos cercanos de Puig de Sa Morisca, Es Fornets, Túmulo de Son Ferrer y Navetiforme Alemany

domingo, 11 de marzo de 2018

Punta des Baus

Restos de una pared ortostática, con la parte posterior del talayot visible detrás. Esta es la parte mejor conservada del talayot y de todo el poblado.
El poblado de la Punta des Baus se encuentra en un paisaje todavía virgen y nunca ha sido excavado. Murallas, restos de habitaciones y un talayot cuadrado se levantan sobre unos acantilados que caen a pico sobre el mar.

La columna central se conserva casi intacta, sólo que caida hacia la izquierda, y apoyada a unos 45° contra la pared lateral del talayot
Cuando se llega a la ensenada previa a la punta, destacan las primeras ruinas. Se trata de un talayot cuadrado, la edificación mejor conservada del conjunto, cuyos lados miden 7,90 metros y unos 2 metros de altura en su parte más elevada. Lo que parece corresponder al portal sigue una orientación de 142 grados (SE), y la cámara conserva la columna central política, aunque caída y semicubierta por los desprendimientos. Lo más probable es que toda esa zona anterior a la muralla, donde se divisan varios recintos levantados con grandes bloques de piedra, fuera el área sagrada de ese asentamiento.

Lienzo de la muralla que envuelve el poblado
Algo más adelante, se distinguen ya algunos tramos de la muralla del poblado. También destaca una gran habitación de planta oval, con medidas de 10,1 por 7 metros. Se adivinan restos de otros dos talayots, uno de ellos de planta circular en la parte más elevada de la punta.

Detalle del reciento amurallado que envuelve el poblado
La cerámica que se recobra en la zona es talayótica y púnica. El poblado fue abandonado coincidiendo con la conquista romana.
Se descubre también una cueva, el probable hueco de un portal, edificios ciclópeos y un aljibe.

Pozo o aljibe en el interior del poblado

Cueva 

El potencial de este poblado es tremendo: Un talayot cuadrado, restos de al menos dos redondos, cuevas, aljibes, habitaciones. Que más e puede pedir, su excavación nos mostraría, a mi parecer, uno de los poblados talayóticos más espectaculares de la isla enclavado en un paisaje espectacular.


domingo, 4 de marzo de 2018

Cova del Camp del Bisbe


Vista de la antecámara de la Cova del Camp del Bisbe. Cerrado por una verja se puede observar el acceso a las cámaras dos y tres.
Esta cueva está siendo excavada desde el año 2013. Durante la primera campaña se han excavado unos primeros niveles muy removidos donde la aparición de restos cerámicos permiten avanzar que fue empleada y frecuentada desde época Naviforme hasta la actualidad.

Desde este ángulo se puede observar la profundidad de la antecámara
Hay localizadas tres salas. En el momento actual se ha podido estudiar una -la antecámara-. Se trata de un espacio funerario de hace unos 3.000 años donde se depositaban cuerpos en ese momento de la prehistoria no se enterraban a los muertos, sino que eran colocados sobe el suelo, los envolvían en sudarios con una especie de botones en forma de uve. A uno de los lados de la antecámara se ha descubierto una concentración de mandíbulas de animales domésticos tales como cerdos, ovejas, cabras y vacas. 


También se han localizado recipientes cerámicos y algunas herramientas hechas con hueso de animal. Se especula que se podría deber a alguna actividad de carácter ritual. Otra parte de la sala sirvió, también de osera o depósito secundario de huesos humanos.

Botones en forma de V hallados en la cueva, algunos de marfil de elefante, por que ya en esta época había intercambios comerciales.

 Diversos objetos de uso cotidiano tales como agujas encontrados en la cueva.
Se han encontrado unos cuantos kilos de cereales asociados a sus recipientes. Podría estar vinculado a algún tipo de ritual o ofrenda a los muertos. También se especula que la cueva hubiera funcionado años antes como almacén de grano aunque parece poco probable.