viernes, 28 de julio de 2017

Cas Quitxero



Al final de la calle Cas Quitxero, en Sant Jordi,, al realizar unas obras en un solar lleno de maleza y basura apareció un fragmento de muralla talayótica. Después de un tiempo de incertidumbre y no con poca polémica, finalmente, quedo preservado. Se construyó una promoción horizontal de casas a lo largo de la calle dejando un espacio libre para los restos de la muralla. Constreñido entre dos viviendas, cabe suponer que más restos talayóticos pueden haber quedado sepultados bajo la promoción inmobiliaria.


El yacimiento se encuentra en una situación ligeramente elevada, por lo que se puede deducir que su ubicación no es casual sino que responde a una planteamiento estratégico, como la mayoría de los yacimientos del pla de Sant Jordi.

domingo, 23 de julio de 2017

Son Ravanet

Talayot circular, bastante derruido por la construcción de un depósito de agua que ocupa parte de su superficie.
A las afueras de Inca en dirección a Alcúdia se encuentra la urbanización de S´Ermita. Hay que subir hasta la cima de la pequeña elevación que se adivina.
El yacimiento se encuentra en la cima de la urbanización, en una zona aturonada, rodeada de tierras de cultivo. Se divisan unas escaleras que conducen a un depósito de agua, y que están adosadas a las piedras del primer talayot. Se trata de un monumento de planta redonda, bastante destruido, y que apenas conserva una pared de un metro de altura.

Talayot cuadrado también bastante derruido y unido al circular mediante un muro ciclópeo
Algo más hacia la cresta se puede ver otro talayot, de planta cuadrada. Mide 9 metros por cada lado. Ambos talayots estaban unidos por un muro ciclópeo de 20 metros de longitud. El estado de conservación de ambos talayots es malo, y se aprecian varios desperfectos.
La localización, en una zona elevada con gran dominio visual sobre todo el Pla y la Bahía de Alcúdia permite apuntar que la funcionalidad del yacimiento era el control del territorio.


domingo, 16 de julio de 2017

S´Hospitalet Vell. Periodo Postalayótico

El espléndido recinto cuadrangular de Hospitalet Vell
En la tercera zona del poblado de S´Hospitalet Vell encontramos una gran y excepcional edificio rectangular, la construcción del cual tiene una paramento externo de bloques ciclópeos perfectamente colocados. No se sabe muy bien la función del mismo, en un principio se creía que era una especie de muralla que después sería compartimentada pero hay más partidarios de que se trataba de un enclave púnico para la metalurgia y que tendría una componente defensivo y de ostentación, donde se produciría el reclutamiento de tropas, los famosos honderos, que serían embarcados en dirección a alguna de las zonas de conflictos del Mediterráneo Occidental.

El interior compartimentado del recinto
Tiene unas dimensiones considerables, 21 metros de longitud y 11 de amplitud. El lado mejor conservado mira al SE. Cuenta con una puerta de acceso en el lado SE. Como se ha dicho, en su etapa inicial fue un espacio sin divisiones interiores ni techumbre. Posteriormente, se edificaron dos cámaras separadas por un patio, con un banco corrido. En ese patio apareció un hogar con cerámicas púnicas e indígenas. Las habitaciones interiores probablemente fueron cubiertas con un techo de ramas apoyadas en una columna central. 

Una vista general del monumento ciclópeo
La técnica constructiva se trata de bloques poligonales encajados, comparable con sistemas arquitectónicos griegos datables entre los siglos VII y  V a.C. Se trata de una técnica extraña dentro de la arquitectura talayótica mallorquina.
De acuerdo con todos los hallazgos, este recinto cuadrangular fue abandonado en la segunda mitad del siglo II a.C.

sábado, 8 de julio de 2017

S´Hospitalet Vell. Periodo Talayótico


Detalle del talayot cuadrado, no habitual en los poblados donde suelen ser redondos.
En la zona del periodo talayótico nos encontramos con un talayot cuadrado, uno de los más singulares de la isla, puesto que además de su forma, también podemos observar un conjunto de losas situadas encima de su columna central, que lo hacen ser extraordinario. Posiblemente las losas conformarían una estructura para sustentar una segunda planta (ya que tenían función de vigas). Desde esta segunda planta se tendría un importante control del territorio, por encima de la llanura hasta llegar al mar. El talayot esta construido con bloques de arenisca dispuestos en hiladas, y mide 7 por 8 metros. Su altura ronda los 3,5 metros

El recinto adosado al talayot, visto desde encima de éste. Las separaciones interiores son posteriores a la construcción del recinto.
El talayot, tiene un muro que parte de él, construido con técnica de muralla. Aquí hay tres de las cosas poco comunes de este poblado: los talayots cuadrados no son nada habituales en los poblados, como tampoco lo es la pared construida con técnica de muralla, y el talayot no tiene entrada.

Croquis y corte del talayot cuadrado

Al talayot se unen una serie de edificios: una sala hipóstila y un conjunto de casas, que se extienden, cronológicamente, hasta el Periodo Balear y la posterior conquista romana de la isla. Es en esta zona del yacimiento arqueológico en Manacor donde también encontramos los restos de una frecuentación en época islámica. Este hecho, como sucede en otros poblados, nos muestra como, a pesar de ser abandonados a principios del cambio de era, fueron continuamente frecuentados en varios periodos de tiempo, por encontrarse cerca de tierras fértiles y recursos hídricos.

En las últimas campañas se ha dotado al poblado de unas estructuras para facilitar las visitas y maximizar su conservación. Al fondo el talayot cuadrado y en primer término las habitaciones adosadas.