sábado, 17 de junio de 2017

S´Hospitalet Vell. Periodo Navetiforme

Naveta situada mas al oeste del yacimiento de S.Hospitalet Vell. Se puede apreciar el hogar donde se realizaba el fuego. En segundo plano la segunda naveta.
S’Hospitalet Vell se encuentra muy cerca de una de las zonas más turísticas de Mallorca, Cales de Mallorca, al sur del municipio de Manacor.
Todo y esta proximidad al mencionado núcleo turístico, el yacimiento se encuentra en un espacio donde parece haberse parado el tiempo. Se encuentra rodeado de campos de cereales, algarrobos y rebaños de ovejas. 
El yacimiento comprende un extenso periodo de tiempo, distribuido en tres grandes zonas. Lo interesante de S’Hospitalet Vell es que en una misma visita podemos conocer las dos grandes épocas de la prehistoria mallorquina, la edad del Bronce con las navetas y, la edad del Hierro, con el talayote y estructuras asociadas.
La primera gran área y sobre la que versará la primera de las tres entradas dedicadas a este yacimiento, y más antigua,  la podemos situar a mediados del segundo milenio antes de la nuestra era, en plena Edad del Bronce Balear. En ella encontramos varias construcciones familiares: las navetas. Los poblados de navetas se caracterizan por ser pequeños núcleos formados por pocas familias. La actividad principal de estas fue la agricultura y la ganadería. En S’Hospitalet Vell encontramos tres de estos edificios, en forma de nave invertida, todos ellos de diferentes dimensiones. Las tres navetas tienen el ábside en la misma dirección, el oeste.

Detalle de la tercera naveta donde también se puede apreciar un hogar
La primera naveta, la situada más al oeste tiene unas dimensiones de una longitud exterior de 16,60 metros y una interior de 14,50 metros así como una anchura de 7,2 metros exterior 3,3 metros interior. La anchura de los muros oscila entre los 1,7 y 2,5 metros. Tiene una forma absidal y fue utilizada entre 1.410 a.C. y 1.315 a.C. En el centro se conserva el hogar de fuego delimitado por tres piedras abierta al dado. Se localizaron diferentes restos cerámicos y utillaje de metal, hueso y piedra.
La segunda naveta es también absidal y de dimensiones más pequeñas. Longitud exterior de 8,5 metros e interior de 6,6 metros, La anchura es de 5,4 metros en el exterior y 2,9 metros en el interior. En el interior se encuentra un hogar de fuego y los restos de un pilar.

Desde este punto de vista panorámica (y también en otra época del año) podemos apreciar la forma geminada de la tercera naveta.
La tercera de trata de una naveta geminada -dos elementos emparejados- también absidal con una longitud de 16,5 metros y una anchura de 11 metros.

Planta del navetiforme primero

Probablemente estas habitaciones naviformes continuaron siendo utilizados durante el talayótico. Ello explica que estas y otras navetas que podemos encontrar en Mallorca sean visibles sólo por las piedras que conforman su cimentación.


0 comentarios:

Publicar un comentario