viernes, 5 de mayo de 2017

Son Fornés. Talayot 2


El talayot 2 de Son Fornés es bastante diferente del talayot 1. Es mucho más pequeño, con un diámetro máximo de 12 metros. Aunque también tenía dos pisos, carecía de puerta lateral. Por este motivo, para acceder al interior había que subir a la azotea desde el exterior y descender por una escalera helicoidal cuyos peldaños monolíticos estaban empotrados en el paramento interno del muro que delimita la cámara. Este peculiar acceso se debe a una profunda remodelación arquitectónica que había de paliar serias deficiencias de la construcción inicial. Estos fallos estructurales todavía son visibles en la fachada norte, donde se detectan derrumbes antiguos precariamente reparados.

En esta vista se puede apreciar en el lado derecho la escalera helicoidal que partía del techo
Para corregir los problemas de estabilidad del edificio hubo que tapiar la puerta original, forrar la estancia interior con un nuevo muro y, finalmente idear el acceso por la azotea. Carecía de dependencias secundarias y la superficie hábil era de tan sólo unos 9 metros cuadrados.
Carecía de vestigios de fogatas y de evidencias de descuartizamiento de animales. Tampoco disponía de vasijas para almacenar o cocinar alimentos, ni de cualquier otro instrumento relacionable con tareas productivas. Los únicos hallazgos relevantes son varios recipientes de cerámica, algunos de ellos muy poco comunes. Cabe imaginar que en la oscuridad de la pequeña cámara del Talayot 2 se realizaban reuniones, quizás de contenido ritual o político, que involucraban a un reducido número de individuos y durante los cuales se consumían bebidas sin identificar.

0 comentarios:

Publicar un comentario