lunes, 1 de mayo de 2017

Son Fornés. Talayot 1


Vista desde la parte superior del talayot 1. En un segundo plano se puede vislumbrar el talayot 2
El edificio de mayor envergadura del poblado de Son Fornés es el Talayot 1. Con 17 metros de diámetro y casi 3,5 de altura, es el más grande de tos cuantos se conocen en Mallorca. El bloque de mayores dimensiones pesa casi nueve toneladas y se ha calculado que el volumen total de piedra empleada en su construcción rodaba la dos mil toneladas, extraídas de unos afloramientos rocosos cercanos al lugar donde se erigió el talayot.

Vista general. Se puede observar la entrada al corredor de cinco metros de lago que da acceso al interior del talayot
Poseía originalmente un piso superior, a modo de azotea, de unos 170 metros cuadrados, y otro inferior al que se accedía a través de un corredor practicado en su potente muro de más de 5 metros de espesor. La cámara de la planta baja, con un espacio hábil de 31,5 metros cuadrados, es de trazado circular y desde ella se accede a una pequeña estancia secundaria, empotrada en el aparejo murario, en la que apenas puede permanecerse en pie.

Vista del interior del talayot. En Primer plano la columna central
Al parecer, el acceso al piso superior se realizaba mediante algún tipo de escala que no se ha conservado. Una vez arriba, este espacio al aire libre garantizaba un amplio control visual del territorio y, muy posiblemente, cumplía dos funciones: vigilancia del entorno del poblado y comunicación mediante señales con otros talayots y núcleos habitados. El suelo de este segundo piso constituía el techo de la planta inferior. Gracias a los restos encontrados durante las excavaciones, sabemos que estaba formado por vigas de madera de acebuche (olivo silvestre) dispuestas de forma radial a partir de la piedra superior de la gran columna erigida en el centro de la planta baja. Las vigas sostenían a su vez una cubierta compuesta por ramas y barro mezclado con piedras pequeñas. El suelo de la estancia inferior, al igual que el de todas las viviendas del poblado, se consiguió regularizando la superficie de la roca natural del terreno.

Interior del corredor de acceso al interior del talayot
Se ha estimado que la fuerza de trabajo necesaria para la construcción del talayot 1 equivalió al trabajo continuado de cincuenta individuos a lo largo de unos dos meses en jornadas de sol a sol (12 horas). Esta considerable inversión de mano de obra exigía, por tanto, la participación de buena parte de los miembros de la comunidad; es decir, la cooperación de las diferentes unidades domésticas.

Con toda probabilidad se trataba de un centro de manipulación y distribución de carne. Dibujo: Varela S.L.
Se trataba de un centro de manipulación y distribución de carne, sobre todo de cerdo. Se descuartizaron cerdos y bóvidos, pero solamente una pequeña parte se consumió allí mismo, probablemente en el marco de fiestas periódicas en las que se reafirmaba la cohesión de la comunidad y, por tanto, con un marcado contenido político. Los restos de fogatas detectados en el piso inferior, así como la composición de la vajilla conservada, indican que la comida consumida en estas fiestas pudo prepararse allí mismo. No obstante, la mayor parte de las porciones cárnicas se repartía entre los miembros de la comunidad y, fruto de este acto de distribución, iban a parar a las casas, donde se ha hallado parte de estas porciones.


0 comentarios:

Publicar un comentario