domingo, 28 de mayo de 2017

S'Arenalet de Son Colom

Vista general de lo que queda del navetiforme de s´Arenalet
En ocasiones el aficionado o interesado en cuestiones de arqueología o prehistoria tiene que hacer actos de fé y creer lo que dicen los especialistas en la materia, es el caso de s´Arenalet de Son Colom. Podríamos estar de pie encima de las piedras que lo conforman sin darnos cuenta de que ya hemos llegado al lugar. 
El navetiforme de s'Arenalet de Son Colom, en la costa de la Colònia de Sant Pere (Arta) es el edificio más antiguo que se conoce en Mallorca. Su excavación permitió demostrar que los orígenes de la arquitectura ciclópea eran más antiguos de los que se había pensado hasta entonces.

Representación en planta y en sección de la estructura arquitectónica de s´Arenalet de Son Colom después de su excavación en 2.004
El edificio de s´Arenalet está formado por dos fragmentos de muro de pared seca dispuestos paralelamente de norte a sur. Son de técnica ciclópea, con una anchura de 1.5 metros y 5 metros de largo y delimitan una habitación de 4 metros de ancho. La parte conservada corresponde a la zona central del edificio. El extremo norte ha desaparecido por la erosión marina y el extremo sur por los cultivos.

Representación de los principales fragmentos cerámicos con decoración incisa procedentes de s´Arenalet de Son Colom
Las dataciones de radiocarbono y las cerámicas halladas de estilo campaniforme permiten datar este edificio en torno al año 2.000 a.C. Los materiales encontrados tanto de cerámica como de metal y la tipología del edificio indican que los primeros colonizadores de Mallorca podrían ser originarios de la región del Midí de Francia.También, que este edificio pertenece a la etapa de colonización, cuando todavía no se había desarrollado una cultura propia ajena a las influencias de la cultura original. Se puede deducir que se trataba de un edificio de una habitación donde se hacían actividades metalúrgicas y también sacrificios de animales. Por los restos encontrados podemos decir que la base de la alimentación de los habitantes de s´Arenalet eran las cabras y los moluscos, y en menor proporción los cerdos y los bóvidos. Curiosamente el pescado no formaba parte de su alimentación a pesar de estar tan cerca del mar.
S´Arenalet fue excavado en 2.004 y a pesar de que estaba previsto una adecuación del lugar por parte del Ayuntamiento de Arta y el Consell Insular de Mallorca para julio de 2.012 nada se hizo, mientras tanto la falta de indicaciones y una correcta delimitación provocan una degradación que podría ser irreversible. El coste de conservación no debería ser muy alto.




domingo, 21 de mayo de 2017

Son Fornés. Talayot 3



El talayot 3 se encuentra situado en el extremo sudeste del yacimiento de Son Fornés, a una distancia aproximada de noventa metros respecto del Talayot 1 y a sesenta metros del Talayot 2; los tres edificios turriformes conforman una alineación en sentido nordoeste/sudeste. A diferencia de los dos primeros, este talayot fue reutilizado y sufrió importantes remodelaciones durante el período postalayótico y en época clásica. Su construcción se remonta posiblemente al principios del siglo IX a.C.
Es un recinto de planta circular y construcción ciclópea. De los tres, es el que poseía la cámara más espaciosa con 6,7 metros de diámetro aunque el diámetro exterior es el más reducido con 12 metros. No se han conservado estructuras interiores del momento inicial de ocupación, ni tan solo la columna central, ya que presumiblemente sus restos fueron extraídos con motivo de la remodelación que experimentó el edificio en época postalayótica.


Resulta muy difícil sugerir la funcionalidad original del talayot  3, las dimensiones de la cámara y la posible ausencia de compartimentaciones del espacio indicarían un tipo de prácticas en el que coincidirían un considerable número de personas y/o bienes.
La ausencia de estructuras de mantenimiento como los hogares de fuego, banquetas, cisternas o mesas, características de las casas postalayoticas de Son Fornés, combinado con la singularidad de las estructuras encontradas y la monumentalidad del edificio, refuerzan la hipótesis de que se podría tratar de un recinto con una función supradoméstica.


Con posterioridad  a su abandono definitivo, este sitio fue frecuentado ocasionalmente hasta principios del sigo II d.C.

Actualización febrero 2.018: A raiz de la campaña de excavaciones realizadas en el verano de 2.017, el posible cambio de uso del talayot 3 podría tener relación con los recientes restos encontrados en la zona ubicada entre este talayot y el talayot 2 y que sugieren la reutilización como zona fabril o de talleres. Todo ello en época postalayotica.

viernes, 5 de mayo de 2017

Son Fornés. Talayot 2


El talayot 2 de Son Fornés es bastante diferente del talayot 1. Es mucho más pequeño, con un diámetro máximo de 12 metros. Aunque también tenía dos pisos, carecía de puerta lateral. Por este motivo, para acceder al interior había que subir a la azotea desde el exterior y descender por una escalera helicoidal cuyos peldaños monolíticos estaban empotrados en el paramento interno del muro que delimita la cámara. Este peculiar acceso se debe a una profunda remodelación arquitectónica que había de paliar serias deficiencias de la construcción inicial. Estos fallos estructurales todavía son visibles en la fachada norte, donde se detectan derrumbes antiguos precariamente reparados.

En esta vista se puede apreciar en el lado derecho la escalera helicoidal que partía del techo
Para corregir los problemas de estabilidad del edificio hubo que tapiar la puerta original, forrar la estancia interior con un nuevo muro y, finalmente idear el acceso por la azotea. Carecía de dependencias secundarias y la superficie hábil era de tan sólo unos 9 metros cuadrados.
Carecía de vestigios de fogatas y de evidencias de descuartizamiento de animales. Tampoco disponía de vasijas para almacenar o cocinar alimentos, ni de cualquier otro instrumento relacionable con tareas productivas. Los únicos hallazgos relevantes son varios recipientes de cerámica, algunos de ellos muy poco comunes. Cabe imaginar que en la oscuridad de la pequeña cámara del Talayot 2 se realizaban reuniones, quizás de contenido ritual o político, que involucraban a un reducido número de individuos y durante los cuales se consumían bebidas sin identificar.

lunes, 1 de mayo de 2017

Son Fornés. Talayot 1


Vista desde la parte superior del talayot 1. En un segundo plano se puede vislumbrar el talayot 2
El edificio de mayor envergadura del poblado de Son Fornés es el Talayot 1. Con 17 metros de diámetro y casi 3,5 de altura, es el más grande de tos cuantos se conocen en Mallorca. El bloque de mayores dimensiones pesa casi nueve toneladas y se ha calculado que el volumen total de piedra empleada en su construcción rodaba la dos mil toneladas, extraídas de unos afloramientos rocosos cercanos al lugar donde se erigió el talayot.

Vista general. Se puede observar la entrada al corredor de cinco metros de lago que da acceso al interior del talayot
Poseía originalmente un piso superior, a modo de azotea, de unos 170 metros cuadrados, y otro inferior al que se accedía a través de un corredor practicado en su potente muro de más de 5 metros de espesor. La cámara de la planta baja, con un espacio hábil de 31,5 metros cuadrados, es de trazado circular y desde ella se accede a una pequeña estancia secundaria, empotrada en el aparejo murario, en la que apenas puede permanecerse en pie.

Vista del interior del talayot. En Primer plano la columna central
Al parecer, el acceso al piso superior se realizaba mediante algún tipo de escala que no se ha conservado. Una vez arriba, este espacio al aire libre garantizaba un amplio control visual del territorio y, muy posiblemente, cumplía dos funciones: vigilancia del entorno del poblado y comunicación mediante señales con otros talayots y núcleos habitados. El suelo de este segundo piso constituía el techo de la planta inferior. Gracias a los restos encontrados durante las excavaciones, sabemos que estaba formado por vigas de madera de acebuche (olivo silvestre) dispuestas de forma radial a partir de la piedra superior de la gran columna erigida en el centro de la planta baja. Las vigas sostenían a su vez una cubierta compuesta por ramas y barro mezclado con piedras pequeñas. El suelo de la estancia inferior, al igual que el de todas las viviendas del poblado, se consiguió regularizando la superficie de la roca natural del terreno.

Interior del corredor de acceso al interior del talayot
Se ha estimado que la fuerza de trabajo necesaria para la construcción del talayot 1 equivalió al trabajo continuado de cincuenta individuos a lo largo de unos dos meses en jornadas de sol a sol (12 horas). Esta considerable inversión de mano de obra exigía, por tanto, la participación de buena parte de los miembros de la comunidad; es decir, la cooperación de las diferentes unidades domésticas.

Con toda probabilidad se trataba de un centro de manipulación y distribución de carne. Dibujo: Varela S.L.
Se trataba de un centro de manipulación y distribución de carne, sobre todo de cerdo. Se descuartizaron cerdos y bóvidos, pero solamente una pequeña parte se consumió allí mismo, probablemente en el marco de fiestas periódicas en las que se reafirmaba la cohesión de la comunidad y, por tanto, con un marcado contenido político. Los restos de fogatas detectados en el piso inferior, así como la composición de la vajilla conservada, indican que la comida consumida en estas fiestas pudo prepararse allí mismo. No obstante, la mayor parte de las porciones cárnicas se repartía entre los miembros de la comunidad y, fruto de este acto de distribución, iban a parar a las casas, donde se ha hallado parte de estas porciones.