viernes, 7 de abril de 2017

Es Figueral de Son Real

Vista general desde lo alto del túmulo
Muy cerca de las casas de Son Real y de la carretera que comunica Artá con Can Picafort nos encontramos con este yacimiento muy afectado en su fisonomía por la construcción los elementos comentados anteriormente: por las casas que debieron utilizar las piedras del yacimiento y por la construcción de la carretera que arrasó y partió lo que debió ser un santuario postalayótico.
Como en otros yacimientos de Mallorca y Menorca, en este podemos observar testimonios de diferentes pueblos que ocuparon la zona a lo largo del tiempo y que fueron modificando el entorno.
Actualmente se conservan los restos de un túmulo escalonado, las de diversas navetas y otros restos de edificaciones y muros maltratados por el paso del tiempo.

Vista del navetiforme, único por estar excavado en la roca. De origen incierto
El conjunto consta de una construcción central, edificada encima de un montículo de arenisca, con otras construcciones de forma "arriñonada" adosadas a ambos lados. Justo en el lado norte de el grupo hay una navetiforme cuya base fue excavada en la roca, en lugar de construida desde su base con el aparejo ciclópeo habitual. Es un caso único en las dos islas. Los adosamientos han permitido establecer la cronología relativa de las construcciones: el monumento central es el más antiguo, y las otras estructuras se apoyan en él; sin embargo, la naviforme excavada en la roca no ha podido fecharse de ninguna manera.


Las excavaciones aportaron bastante información acerca de los hábitos alimenticios de la época gracias a un "basurero" de restos al lado de una de las construcciones. Sin embargo, el abandono inicial antes de ser reocupado por los talayóticos fue pacífico, por lo que se llevaron casi todos sus enseres y nos han llegado pocos utensilios.


0 comentarios:

Publicar un comentario