viernes, 17 de febrero de 2017

S´Aigua Dolça



Hay ocasiones que el encontrarte ante un yacimiento o restos prehistóricos requieren un acto de fé que es el que proporcionan especialistas como son los historiadores o arqueólogos. Este es el caso del dolmen de S´Aigua Dolça.

Estamos probablemente ante una de las edificaciones más antiguas de Mallorca y más que por la espectacularidad de sus restos destaca por ser uno de los pocos yacimientos  que encontramos en la isla de la época dolménica justo antes de la naviforme y que se remonta al segundo milenio A.c.

Se trata de una construcción de enterramiento donde se depositaban conjuntamente los restos de muchos individuos. La construcción se componía de una cámara funeraria hecha de grandes losas o piedra colocadas verticalmente y una cubierta igualmente de verticales. El conjunto estaba cubierto por piedras y tierra que lo cubría todo.

Reconstrucción Hipotética del dolmen. Dibujo: Vicenç Sastre
El acceso a la edificación se realizaba por una antecámara que daba paso a una las losas de la cámara que se agujereaba de una manera precisa y común a todos estas edificaciones.
Se encontraron los restos de unos 20 individuos. Los cuerpos primero se descarnaban otro lugar y luego se depositaban en el dolmen sólo los huesos principales y por supuesto el cráneo.


El que sólo haya yacimientos de la época dolménica en el norte de Mallorca y que de igual manera sólo los haya en el sur de Menorca da que pensar en la profunda interrelación entre las culturas de ambas costas de las dos Islas Gimnesias.



0 comentarios:

Publicar un comentario