viernes, 24 de febrero de 2017

S´Illot

Detalle de la impresionante muralla de 117 metros de largo que envolvía el poblado de S´Illot y de la que sólo se conserva parte de ella
El poblado de S´Illot se encuentra en pleno casco urbano de la localidad del mismo nombre. En una plaza rodeado de establecimientos turísticos.
Se trataba de un núcleo habitado relativamente pequeño, en comparación con otros asentamientos. Pudo tener unas 35 habitaciones y albergar a unos 190 habitantes. En cuanto a la cronología, los excavadores afirman que no puede establecerse una secuencia segura antes des de la ocupación romana.

Detalle del interior del poblado

Lo primero que llama la atención es su impresionante muralla, que queda al borde mismo de la carretera. Esta formada por grandes bloques verticales colocados sobre un zócalo y mide unos 117 metros de largo, conservándose únicamente lo que vendría a ser la mitad aproximada de su trazado. Eso suponiendo que la muralla rodeara por completo el conjunto ya que las excavaciones realizadas en el otro extremo no encontraron ningún tipo de restos. La cinta amurallada conserva todavía su puerta, aunque sin dintel.

Entre las principales estructuras del poblado nos encontramos un monumento más o menos central, y ligeramente elevado, rodeado de un laberinto de recintos adosados, que parece ser el "monumento dominante" del poblado. Su espacio interior tiene forma de U
El segundo elemento que destaca es el gran talayot situado en el lado Nordeste. Un corredor ascendente conduce hacia él, de modo que constituye un monumento escalonado parecido al existente en Son Oms.
Un aspecto importante es la existencia de una cueva, con un pequeño lago de agua dulce, en el mismo subsuelo del talayot. Es fácilmente visible por la entrada a la cavidad, así como por un agujero que comunica con ella.
Varios recintos de planta semicircular y cuadrangular se encuentran adosados al gran talayot. En lo más alto del talayot, se levantó un edificio en forma de U. Debajo del mismo, se descubrió una habitación.

Detalle de habitación adosada al gran talayot central.

Al sur del poblado se halla otro talayot circular, de menor tamaño y rodeado de estructuras. Y en la parte Noroeste del poblado, ya fuera de la muralla, puede contemplarse otro talayot circular, con la puerta abierta hacia el Suroeste. Debajo de la construcción se abre también una cueva natural, con la entrada por el este. Finalmente, cabe reseñar dos habitaciones enfrentadas, de planta de herradura, que han sido interpretadas como santuarios.

A poco menos de cien metros del poblado esta la costa, la misma desde la que se debían de realizar intercambios comerciales o a la que arribaron las tropas romanas que conquistaron las Islas Baleares
Con los foráneos, posiblemente se produjeron relaciones de diverso tipo en función de la situación política del Mediterráneo Occidental de cada momento. Unas veces comerciarían mercancías provenientes del norte de äfrica y del Mediterráneo Central. En Otros momentos se establecerían fuertes enfrentamientos con otras poblaciones de la misma isla o con enemigos llegados del mar, quien sabe si contra tropas del Cónsul romano Quinto Cecilio Metelo en el año 123 a.C. en el momento de la conquista.
Planta del poblado

Un factor muy interesante de este poblado es que es de los pocos que se pueden estudiar juntamente con los monumentos que delimitaban su territorio de influencia, lo que nos permite estudiar con detalle el patrón de asentamiento de uno de estos poblados con todas sus tierras. Así, nos encontramos con los siguientes monumentos pertenecientes a este poblado y que lo rodean completamente, siempre a menos de 2 km:
  • Cala Morlanda: restos de túmulo o talayot cuadrado al lado de la costa (en mal estado).
  • Sa Gruta: un enorme túmulo de 12 m de altura (cubierto por la vegetación). Está rematado en su cúspide por una construcción rectangular, y alrededor de la base hay numerosos adosamientos.
  • Ca'n Amer: talayot circular excavado en los años 40. Conserva su corredor de acceso al interior y su columna polilítica (se conserva en un estado bastante bueno). En los alrededores hay abundantísimos restos talayóticos, por lo que es posible que este talayot fuese parte de otro poblado, con su propio centro ceremonial (Na Gatera).
  • Na Pol: talayot circular con varias habtaciones adosadas de forma arriñonada (en estado razonable). Se da la circunstancia de que este talayot tambien está construido encima de una pequeña cueva natural, al igual que el que hay justo fuera de la muralla del poblado.
  • Punta de n'Amer: túmulo costero que domina el cabo que hay al noroeste de s'Illot.

viernes, 17 de febrero de 2017

S´Aigua Dolça



Hay ocasiones que el encontrarte ante un yacimiento o restos prehistóricos requieren un acto de fé que es el que proporcionan especialistas como son los historiadores o arqueólogos. Este es el caso del dolmen de S´Aigua Dolça.

Estamos probablemente ante una de las edificaciones más antiguas de Mallorca y más que por la espectacularidad de sus restos destaca por ser uno de los pocos yacimientos  que encontramos en la isla de la época dolménica justo antes de la naviforme y que se remonta al segundo milenio A.c.

Se trata de una construcción de enterramiento donde se depositaban conjuntamente los restos de muchos individuos. La construcción se componía de una cámara funeraria hecha de grandes losas o piedra colocadas verticalmente y una cubierta igualmente de verticales. El conjunto estaba cubierto por piedras y tierra que lo cubría todo.

Reconstrucción Hipotética del dolmen. Dibujo: Vicenç Sastre
El acceso a la edificación se realizaba por una antecámara que daba paso a una las losas de la cámara que se agujereaba de una manera precisa y común a todos estas edificaciones.
Se encontraron los restos de unos 20 individuos. Los cuerpos primero se descarnaban otro lugar y luego se depositaban en el dolmen sólo los huesos principales y por supuesto el cráneo.


El que sólo haya yacimientos de la época dolménica en el norte de Mallorca y que de igual manera sólo los haya en el sur de Menorca da que pensar en la profunda interrelación entre las culturas de ambas costas de las dos Islas Gimnesias.



sábado, 11 de febrero de 2017

Crist Rei

En primer término los restos de la muralla talayótica. Al fondo el derruido oratorio de Crist Rei
En este caso nos encontramos con un pequeño vestigio de lo que fue una muralla talayótica. La historia de este lugar es bien curiosa.
Estamos en el municipio de Selva, saliendo del pueblo subimos por una colina hasta el oratorio de Crist Rei construido en los años treinta. Sin embargo, el hecho de que todo el subsuelo de la montaña esté perforado por unas antiguas minas de lignito, acabó ocasionando grietas y desprendimientos en el edificio, que obligaron a su abandono y parcial demolición a mediados de los años sesenta.

Otro detalle de la muralla con el oratorio en un segundo término
El oratorio fue levantado encima de un poblado talayótico. Desde el aparcamiento mirando al edificio, la muralla comienza en la parte derecha. Se conserva un tramo de unos 60 metros. Los muros alcanzan una altura máxima de unos 2 metros. El lienzo tiene la típica forma ovalada de los poblados talayóticos.

domingo, 5 de febrero de 2017

Ses Païsses

El gran portal ciclópeo nos da la bienvenida al poblado de Ses Païsses
El poblado talayótico de Ses Païses en Arta es uno de los asentamientos más extensos y bien conservados de Mallorca. Es referencia y representa bastante bien la estructura típica de estos núcleos de población Se Puede apreciar la buena conservación de su recintos amurallado y de las construcciones internas, mucha todavía por excavar. El poblado tiene forma elíptica, con 13.500 m2 y un perímetro de la la muralla de 374 metros. Las excavaciones realizadas en él permitieron establecer una completa cronología desde las primera etapas del talayótico hasta la romanización.
Se encuentra en un encinar sobre una pequeña elevación a poco más de un kilómetro de Arta. Se calcula que estaba ocupado por unas 59 habitaciones, lo que supondría una población aproximada de 325 personas.

Abajo podemos ver la distribución del poblado con el talayot, sala hipóstila y habitaciones en el centro así como en la parte exterior habitaciones integradas en la muralla. Arriba vemos detallado el talayot con su acceso a la sala hispólita
Lo primero que llama la atención es el gran portal ciclópeo (orientado al SE), que al igual que esa parte de la muralla se conserva en muy buen estado.
Como ya se ha apuntado, el poblado funcionó durante todo el largo período talayótico: desde el 1.200 a.C. hasta el I a.C., cuando coincidiendo con la romanización fue abandonado.
Una vez dentro del recinto, hay que distinguir una primera zona de habitáculos, junto al gran talayot central. Una sala hipóstila adjunta, y otro grupo de habitaciones situado en la parte sudoeste de la muralla. El talayot central y las Habitaciones Adosadas pasarían a formar parte, entre los siglos VIII-V a.C., de un complejo de casas propiedad del jefe dirigente o autoridad clánica del poblado según algunas teorías

En segundo término el talayot central y en primero habitaciones adyacentes
El talayot, que ocupa una posición un tanto excéntrica en el centro del poblado, se configura como el elemento constructivo dominante alrededor del cual se agrupan las otras habitaciones del conjunto central, corresponde a la época más antigua del asentamiento. De planta circular, el talayot forma una torre troncocónica de unos 4,5 m de alzada, con un volumen superior a los 400 m³. En la parte inferior de la cámara interior transcurre, entre dos contrafuertes, un pasadizo de baja altura que comunica el talayot con la Sala Hipóstila.

Interior del Talayot
Adosado a los muros del talayot, en su parte exterior, se construyó un contrafuerte, el cual hace suponer podría tratarse de una rampa para dar acceso a una hipotética cámara situada en la parte superior de la torre.
La habitación en forma de herradura, adosada al talayot y a la sala hipóstila, está compartimentada en dos habitáculos. Pertenece a los primeros momentos del Talayótico. Esta habitación fue reutilizada posteriormente (siglos III-II a.C.) y se introdujo en ella una tumba de incineración (el ritual utilizado era de influencia griega) con ajuar cerámico y un casco de bronce decorado.

Sala hipóstila, en el lado derecho podemos ver el pequeño pasadizo que comunicaba con el talayot
La sala hipóstila es de planta absidal y presenta tres columnas y seis pilastras que sostenían una cubierta de la cual no quedan restos. Su datación cronológica se sitúa entre los siglos VIII-V a.C.

Habitaciones de planta absidal
A unos treinta metros del Talayot Central encontramos un segundo grupo de edificaciones denominadas Habitaciones de Planta Absidal, constituido por dos habitáculos. El primero de ellos, de unos quince metros de largo, es el más grande hasta ahora recuperado, ubicado entre dos tramos de la muralla, su interior aparece compartimentado en tres partes. En cuanto al otro habitáculo, a pesar de no estar acabada su excavación, se pueden distinguir claramente su configuración y dependencias.


El material hallado en Ses Païsses demostró una vez más la existencia de una fase inicial talayótica en que la cerámica es de producción propia, lisa y hecha a mano. En el período final (V-I a.C.) todo cambia, con la aparición de piezas importadas, cada vez más frecuente a medida que se aproxima el cambio de era.